martes, 22 de abril de 2008

La calle del Encuentro

He caminado por calles solitarias.
Ahora camino por la del Encuentro.
Me invade la nostalgia de lo que no fué. La nostalgia de lo que será.
Voy pensando que hay muchos tipos de calles. Algunas van por el agua, se dibujan en las olas del mar o se esconden bajo túneles inundados. Unas están preparadas para las ruedas y otras para pies descalzos. Las hay de tierra. Las hay de cemento. Las hay de soledad y de compañía. Muchas calles suben...a veces hacia al cielo y muchas bajan...a veces hasta tu puerta, a veces hacia la realidad. Hay calles por todo el mundo, por muchas ciudades y muchos pueblos, incluso las hay hechas de estrellas.
Hay calles en forma de vías. Las hay como caminos. Las hay en forma de senderos.

Hoy escogí esta, La calle del Encuentro. ¿Qué me encontraré en ella?

Hay un historia que cuenta que dos almas nacieron juntas allá en el universo y que sólo un error del destino pudo separarlas, más sólo él es quien debe y puede volver a juntarlas y lo hará, y será, en el momento más inesperado, de la manera más inesperada y en cualquier lugar del mundo...

quizá sea hoy, en este mismo instante y... en la calle del Encuentro.

No hay comentarios: